Categorías
emprendimiento marketing digital

Consejos para emprender en publicidad

Posiblemente te has graduado de publicidad y estés ansioso por ejercer en la vida laboral lo que has aprendido en la universidad, pero para entrar a las grandes ligas de la publicidad te piden una experiencia que por estar recién graduado no tienes y si quieres emprender te han dicho que es muy difícil.

No te vamos a mentir diciendo que emprender es tarea fácil, se necesita disciplina y algo de paciencia, pero es posible.

Seguramente recordaras el fuelle del mercadeo en que te indicaban que para cualquier campaña hay tres etapas TOFU, MOFU Y BOFU, (si no las conoces escribe y déjanos tu correo para recibir un tutorial gratuito de mercadeo) que explican el proceso de tres pasos en cualquier venta:  uno reconocimiento, dos consideración tres conversión o venta.

Si cuando vas a comprar unos zapatos investigas y googleas para identificar, pensarlo y finalmente comprar, hay que tener en cuenta que cuando un cliente va a contratar servicios publicitarios también quiere tener la oportunidad de ver, pensar y finalmente tomar la decisión.

Debes tener paciencia, primero debes darte a conocer y crear tu marca, poco a poco.

Puedes adelantar trabajo mientras recibes ingresos modestos, al comienzo vas a tener que crear proyectos ficticios y trabajar con gente cercana, para hacer un portafolio que puedas presentar con orgullo, mientras va creciendo tu negocio.

Una vez hecho esto crea tu propia marca, no es lo mismo decir Luisito el de los logos geniales, recomendado por el tío del restaurante, que la agencia de publicidad con un nombre y por supuesto con logo y todo.

Ahora sí vamos con consejos prácticos.

El cliente no siempre tiene la razón.

También es importante aprende a cobrar, cuando quieres dejar de trabajar con la familia y enfrentarte a clientes nuevos hay que fijar, desde el comienzo y por escrito, las condiciones de negociación.

Cobra sin pena, valorando tu trabajo, pero sin espantar a cliente con un precio con el que quisieras pagar con tu primer trabajo lo que invertiste en aprender todo lo que sabes.

Paciencia. Aprender a cobrar mantiene sano el mercado, que se ve afectado por principiantes que cobran muy barato haciendo ver a quienes cobramos lo justo como timadores.

En la mayoría los casos son los clientes quienes se dan cuenta que lo barato sale caro y que vale más pagar por un trabajo bien hecho que el menor precio. Cobra por lo que sabes.

Todo por escrito.

No inicies un trabajo sin dejar claro y por escrito las condiciones de este, si vas a invertir en pruebas de impresión, pauta en redes o compra de dominios que no te van a reembolsar debes, antes de gastar dinero, asegurarte que el cliente llevará el trabajo hasta el final y no que una vez hecha la inversión se va arrepentir dejándote los gastos hechos.

Los documentos indispensables para iniciar son: una orden de compra en la que se aclara que en caso de que el cliente decida no continuar se cobra un porcentaje por el tiempo y el trabajo intelectual; y no se rembolsa el dinero invertido, un adelanto en dinero, un contrato y acuerdo de confidencialidad.

Pon límites de tiempo.

El diseño y la publicidad son a veces cuestión de gustos y si tu cliente quiere que su logo sea revisado por el gerente, la secretaria y el chico de las empanadas, todos van a dar opiniones diversas y te pueden tener varios meses cambiando el color, la tipografía y los más mínimos detalles por cada opinión que recibe. Negocia con los siguientes  pasos.

1. Presenta una propuesta inicial acorde con las indicaciones recibidas.

2. Se pueden hacer máximo cuatro modificaciones según reuniones y conversaciones de las que se conservan informes.

3. Luego de la cuarta modificación si el cliente no ha tomado ninguna decisión se cobran honorarios adicionales, para la entrega final se firma un acta de entrega indicando que ya el trabajo fue recibido a conformidad.

Se debe acordar por ambas partes el tiempo de entrega, suficiente para hacer el trabajo y no tan lejano que se convierta en algo interminable.

A veces los clientes no le dan prioridad a recibir el trabajo y puede pasar que tres meses después decidan retomar el trabajo, cuando tú estas en otros proyectos y has perdido la pista de lo que el cliente quería en un comienzo. Si el cliente lo deja para después se va a alargar el trabajo y el pago.

El límite es en tiempo y en la cantidad de modificaciones hechas al trabajo, para no quedarte eternamente con el primer cliente que paga una vez y quiere tenerte trabajando por siempre.

Entrega los editables.

Es una cuestión ética, si te pagaron por un diseño no puedes secuestrar el resultado del trabajo por miedo a perder el cliente.

Debes entregar el archivo editable, una vez finalizado el pago, para el cliente lo pueda usar y para que tú sepas que ya finalizó la entrega y en adelante siguen nuevos trabajos.

Parte de tener relaciones cordiales con tus clientes es hacer esta entrega finalizada y con las fuentes y la carpeta comprimida con los recursos por los que el cliente te contrató.

Si compras un computador no te gustaría que te obligaran a hacer las actualizaciones donde lo compraste, igual pasa con el cliente que te contrata para que le entregues un diseño terminado para que él decida cómo usarlo.

Si quieres retener tus clientes hazlo con un buen trabajo entregado a tiempo, no con el chantaje de un trabajo que no se puede modificar.

Toda empresa grande fue pequeña alguna vez.

primera oficina amazon
Así era la primera oficina de Amazon

Esperamos estos consejos te ayuden a no cometer errores cuando se inicia un emprendimiento. Cualquier duda déjala en los comentarios con un correo de contacto y la responderemos lo antes posible. Recuerda seguirnos en Facebook e Instagram @miscomunicaciones