Categorías
comunicación es Escritores al rescate marketing digital

Cómo crear marcas exitosas

Te explicamos con ejemplos las técnicas para crear las más famosas marcas publicitarias.

Crear un nombre para un producto es una inversión a largo plazo, aunque a veces parece producto de la inspiración divina y los clientes no están dispuestos a pagar mucho por algo que aparentemente se inventa un publicista arbitrariamente.

La verdad es que en la creación de nombres hay más estudio del que parece y poco tiene de invención, más bien es resultado de investigación, hoy vamos a comentar cómo crear marcas exitosas.

La publicidad es un oficio lleno de anglicismos y el proceso para crear nombres se llama “naming”, pero hacemos  lo mejor posible por traducirlo al español.

Es verdad que a veces los nombres salen por casualidad pero es necesario tener experticia en el lenguaje para que el nombre que surge tenga cualidades fonéticas para que funcione y perdure.

Crear un nombre es más difícil de los que parece es una inversión que vale la pena, pues va a durar tanto tiempo como dure la marca.

A continuación, algunas características de un buen nombre publicitario y sus ejemplos y luego las técnicas para crear nombres memorables.

Características de un buen nombre.

Único y notorio.

El lenguaje es un sistema de códigos, el publicista debe, en ocasiones romper códigos para crear nombres que resalten entre palabras que suenan muy parecido o que la gente está muy acostumbrada a decir.

Una combinación de sonidos notoria es un nombre que rompe códigos y debe sonar diferente a lo que la gente se ha acostumbrado a escuchar, como Twingo.

Duradero y asociable a la utilidad del producto.

Por ejemplo, la marca de juguetes Lego logró un gran acierto al crear un nombre único y con alcance mundial, a pesar de que en español lego significa alguien que no es experto en algo, ese significado no es tan común como lo que identifica a los geniales bloques de plástico que dan infinitas posibilidades de creación.

logo l
El nombre hace referencia al desarrollo cognitivo que produce este juguete, pues la palabra Lego es un acrónimo de leg godt jugar bien en danés.

Poca gente conoce el origen y en todo el mundo solo en Dinamarca hablan danés, pero no es necesario conocer el idioma para recordar y jugar Lego, pero la duración de este nombre demuestra que sabian cómo crear marcas exitosas

Fácil de pronunciar y recordar.

A pesar de que el primer punto mencionábamos que el nombre debe romper ciertos códigos fonéticos para ser único, hay que buscar una palabra única, pero que se pueda decir fácilmente.

No siempre resulta fácil pensar en una marca global con un nombre sencillo y llamativo en todo el mundo, pues en cada idioma hay diferentes fonéticas que hacen que la pronunciación cambie.

Es labor de quien crea el nombre pensar acrónimos o formas de reducir el nombre para hacerlo llamativo en diferentes idiomas si quieres que tu marca sea mundialmente famosa.

Por ejemplo para los países de habla hispana se creó la abreviatura para la marca en inglés Head & Shoulders, en Latinoamérica, donde el índice de bilingüismo no era tan bueno cuando llegó la marca y la pronunciación sigue siendo con acento latino.

head&shoulders
hys

Seguramente a la gente le daría vergüenza ir a una droguería y ser objeto de burla al pedir un Shampoo “hed y sulder”, claro que se burlarían, entonces los publicistas lanzaron el slogan “pídelo como h&S” para que no se redujeran las ventas de las personas que lo dejarían de comprar por vergüenza de no saber pronunciarlo correctamente

Flexible y adaptable

El nombre debe brindar la posibilidad de adaptarse no solo a diferentes idiomas, sino también a diferentes épocas y líneas del mismo producto.

Por ejemplo, los dispositivos de Apple, que hacen de i la personalización de su marca haciéndolo adaptable a muchos idiomas y productos como el IPhone, ICloud, IPad, IWatch.

i cloud
Icloud
Inspirador

Una marca inspira cuando evoca lo que el producto quiere proyectar.

Por ejemplo, Ives San Laurent, a pesar de que muchos consideren que es complicadísima de pronunciar hace de esa dificultad la estratificación de exclusividad que busca la marca.

Es un poco clasista, es verdad, pero es una marca cuyo nombre evoca las características que por las que el producto se quiere reconocer.

Y Saint Laurent
Yves Saint Laurent
Legalmente registrable

Antes de crear una marca hay que asegurarse que no existe semejanza que impida registrarla, igualmente cerciorarse que no hay impedimentos para esto.

En Colombia y en muchos otros países, no se permite registrar nombres de vocablos ancestrales o nombres indígenas, que son patrimonio lingüístico.

Si alguien crea un bello nombre con algún vocablo muisca no lo podrá registrar, aunque hay excepciones inexplicables como por ejemplo zenú.

Evitar asociaciones negativas.

Si la marca se puede fácilmente confundir con un tema diferente o peyorativo seguramente no será una buena marca.

Por desgracia a veces esto sucede de improviso. Por ejemplo, la marca de cerveza Corona ha tenido que hacer un trabajo enorme para evitar la nefasta asociación con el Corona Virus, ya no pueden cambiar la marca que tiene tanta fama, pero deben hacer una estrategia para distraer esa asociación.

Veamos una estrategia para crear nombres,  desde la semiótica.

El semiólogo italiano Umberto Eco escribe en su extenso manual intitulado Signo (los semiólogos no parecen ser muy creativos al momento de inventar nombres)  el proceso de cuatro pasos para formar un referente, por el que se elabora un fonema, que bien puede ser usado como estrategia creativa para crear nombres.

Irónico, pero los semiólogos son pésimos poniendo nombres, y usan palabras raras en latín, seguro porque no les interesa vender sus conceptos.

Según Eco las cuatro apariciones del referente son

  • El concepto: Todo nombre representa un concepto, lo primero antes de crear un nombre es el concepto que se quiere evocar (la exclusividad, la comodidad, la practicidad….)
  •   Relacionar la forma del enunciado y forma del hecho que representa. La forma lingüística debe tener alguna relación con la forma de un hecho, es decir la marca debe crear algo que evoque el producto, su forma o su uso.
    Buscar el parecido entre el enunciado y la forma es hallar un nombre que tenga relación con el producto.
  •  El icono: visual o auditivo, Es un vocablo o una imagen que sintetiza al producto o al concepto. Un color: Coca-Cola y su rojo o una canción que identifique la marca.
  • El objeto denotado. El signo: Finalmente el signo se convierte en un objeto. En semiótica el referente es el objeto materializado, lo que se puede usar, tocar, disfrutar.

La publicidad quieres que la gente evoque un producto tanto que decida comprarlo. Iphone logra que sus usuarios lo deseen tanto que estén dispuesto a pagar lo que cueste y hacen filas por comprarlo.

Algunas técnicas que en la práctica se han usado para crear nombres son las siguientes.
  • Mencionar algún componente del producto. Pepsi por la pepsina.
  • A veces el ego del cliente no cede y toca hacer que el producto tenga alguna semejanza con su nombre. Habrá que escogerlo bien. Veamos Adidas es un acrónimo de su fundador Adolff Dassler, se logró convertir el nombre de una persona en una marca exitosa.
  • Evocar el objeto social de la empresa. Ebay  se creó como una página web para combatir el virus del Ébola, de ahí su nombre.
  • Asociar la marca con la utilidad del producto. La marca Google tiene su origen en la palabra gúgol (originalmente en inglés Googol) que creo el matemático Edward Kasner para referirse a una cantidad enorme.
    La palabra creada en 1907 por el hijo de 9 años de Kasner cuando le preguntaron como llamar un numero muy grande se lee como un 1 seguido por 100 ceros 10, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000, 000.
    Es una cantidad tan grande que supera la cantidad de átomos que existen en el universo. Pueden googlearlo para comprobarlo.
  • Jugar con idiomas extranjeros. Cuando la marca se crea en un idioma y se hace famosa puede ser un sonido llamativo. Por ejemplo, Nintendo que en japonés significa “confinado al cielo”.
  • Acudir a la historia. Crear un nombre es investigar si consultas la historia o la mitología surgen ideas muy interesantes.
    Como el caso Nike, cuyo nombre viene de la diosa griega de la victoria Niké. (le quitaron la tilde para hacer la marca universal).
  • Acudir a la ficción. Por último, se puede recurrir a algún nombre de alguna historia llamativa. Starbucks, el famoso café, debe su nombre a un personaje de la novela Moby Dick de Herman Melville. Para ver toda la historia de Starbucks con Moby Dick sigue el enlace.

Déjanos los comentarios con otras ideas para crear nombres o alguna marca que tengas curiosidad.

 

Categorías
comunicación es

Ready Made y coronavirus.

Creatividad en tiempos de crisis.

En la entrada anterior sobre publicidad y vanguardias artísticas redujimos burdamente la definición del Ready Made como una obra de arte cuyo valor artístico no estaba en la elaboración, sino en su declaración. Es decir que se puede hacer arte con objetos encontrados.

Para ello basta con que un artista tome un objeto y lo declare obra de arte. Con lo que se desata la polémica ¿entonces cualquiera puede ser artista?

Duchamp lo hizo con esa intención de que el arte dejara de ser de dominio exclusivo para los genios y se convirtiera en algo más cercano a la gente.

Coeficiente de creatividad.

Sin embargo, hay que admitir que sí había algo genial en Duchamp, pues dividió la historia del arte en dos y a partir de su obra comenzamos a pensar en el coeficiente de creatividad.

Nos desligamos del valor de obra de arte puesta en tiempo y esfuerzo dedicado que la hizo importante en el barroco, en la perfecta ejecución técnica del hiperrealismo; o en la interpretación y composición de temas míticos valorados en el arte clásico.

Pero ahora imaginemos el problema de encontrar objetos y declararlos obras de arte en el contexto en que nos amenaza un virus mortal, que está en el aire y en todo lo que tocamos.

Las noticias nos saturan (o nos saturaban antes del paro) sobre el inminente riesgo y los cuidados que se deben tener, que básicamente se reducen a vivir encerrado y desconfiar de todo el mundo.

Aun el más genio de los artistas se sentiría algo expuesto de levantar objetos del suelo cuando todo el mundo le reprocharía por exponerse sin usar alcohol, lavarse las manos y cubrirse la cara.

Lo que parece ser una situación coyuntural nos pone de lleno en el tema que queremos comentar: La dificultad de crear en medio del riesgo.

Crear sin cubrirse la cara.

La creación en cualquier campo; arte, publicidad, o en la resolución de problemas cotidianos requiere cierto riesgo controlado, aún para ser creativo en tiempos de crisis.

Pero cuando la sociedad está abrumada por el miedo se pierde la capacidad de maniobrar y el que corre riesgos deja de ser audaz para convertirse en estúpido.

La frontera entre la audacia y la estupidez es tan sutil que basta un juicio (así sea erróneo) para pasar de un lado a otro, y no tiene vuelta atrás.

Arriesgarse es tonto si fallas, pero valiente si triunfas, pero la diferencia entre el éxito y el fracaso es casi siempre incierta.

Por supuesto hay que tener experiencia y conocer el criterio de riesgo, en eso consiste la creatividad en tiempos de crisis.

Si yo me atreviera a pelear contra un experto en artes marciales, sería estúpido y garantizaría mi derrota, pero si me preparo y luego de este entrenamiento decido dar el paso y competir, hay una posibilidad de triunfo.

En el campo de creativo (si la creatividad puede ser un campo) el riesgo supone una preparación de acontecimiento, relacionada con la época.

El creador (artista, publicista, mercadólogo, sociólogo) realiza su trabajo anclado a un contexto que le permite realizar ciertas soluciones y descartar otras.

Las posibilidades sean descartadas (inverosímiles) serían las más novedosas, en cambio las permitidas son las convencionales. He ahí la paradoja.

La aparición de un virus que obliga a las personas a permanecer en casa por miedo al contagio también restringe la creación, o al menos exige nuevos retos.

Primero porque casi siempre creamos para otros, y dependemos del criterio externo para comprobar si lo creado es útil, novedoso o funcional.

Segundo porque la desconfianza y el miedo cohíben la posibilidad de creación.

La psicología ha demostrado que para poder crear debe haber un entorno de confianza, pero la confianza no significa necesariamente tranquilidad,

La creación debe ser una respuesta a un reto, a una situación que se debe superar, si no hay presión tampoco hay creación.

Es en ese sentido que nos preguntamos acerca de las posibilidades de creación en medio de la desconfianza, la higiene excesiva y el enfrentamiento a la solidaridad cuando cualquier gesto solidario se considera un riesgo insensato.

La compleja decisión.

El riesgo de encontrar objetos en la calle nos expone inmediatamente al juicio social y al riesgo biológico.

La ciencia de la complejidad no obliga entonces a pensar en ese vínculo entre sociología y biología. En cualquier campo se pone de manifiesto la necesidad de creatividad en tiempos de crisis.

Vemos que el arte constantemente ha mediado entre áreas de conocimiento con vínculos complejos, como la filosofía y la moda; o la peluquería y la sociología.

Duchamp explicaba que la primera etapa del arte hecho con objetos encontrados era de higiene, entendida como limpieza de la producción mecánica,

Buscaba desligar la creación artística del proceso manual y retiniano, para superar la prueba de dominar un oficio.

La segunda etapa del “Arte Encontrado” fue la de significación.

“El ready made no debe ser un objeto hermoso, agradable, repulsivo, ni siquiera interesante. Nada más difícil que encontrar un objeto realmente neutro. (Octavio Paz, La apariencia desnuda).

La creación requiere un proceso.

Crear es una estrategia que se hace paso a paso.

Por eso se parte de observar la realidad y luego se procede a crear una propuesta, que se proyecta a pequeña escala, como en un laboratorio.

Tanto en biología como en sociología, en química y publicidad requerimos laboratorios. Quizá la única ciencia que puede prescindir de este es la filosofía.

Pues bien, el Ready Made fue en cierta forma el antecedente del polémico arte conceptual.

La polémica consiste en que, para quien está fuera del campo del arte, la posmodernidad permite cualquier cosa.

Los detractores criticaron diciendo que cualquiera se para en una esquina, se quita la ropa y cree estar haciendo arte, desafiando con ello la idea de que el artista es un ser con atributos superiores que debe haber dedicado años a prepararse para convertirse en un genio.

Cuando alguien en el contexto de una pandemia se atreviera a salir, a exhibirse, a hacerse público, a ser solidario; o a recoger objetos de la calle, estaría ignorando el riesgo por aumentar su valor de exhibición.

Esta exhibición habría de hacerse por algo que valiera la pena.

Cada cosa que haga el creador estará supeditada al juicio y si hubiera algún indicio de contagio se expone a la molesta amenaza autocumplida:  “se lo dije”.

Si el valor de exhibición aumenta demasiado el grito que enjuicia por estúpido sería multiplicado exponencialmente.

Es muy fácil pasar del ámbito doméstico al público con la afluencia de las redes sociales en las que cualquier cosa inusual se viraliza (igual que el Covid se contagia) de forma impredecible.

Creatividad y acontecimiento.

Finalmente, el tema de la propagación de las ideas viene a ser el punto álgido de imaginar la osadía de hacer arte con objetos encontrados en medio de pandemia.

Es claro que un acontecimiento cambia la realidad, existe un antes y un después de todo acontecimiento.

En ese sentido el Covid generó suficientes alteraciones culturales para considerarlo un acontecimiento global, cuyos alcances se mezclan entre lo material y lo inmaterial, lo político y lo estético.

Sus alcances en la creatividad social aun no se pueden describir, apenas estamos acomodándonos a lo que trae la cotidianidad.

Hemos visto pequeñas luchas por la supervivencia de personas que al haber perdido su trabajo han tenido que hacer lo que antes consideraban inverosímil.

“Reinvertarse” le llaman el coaching, pero eso tampoco tiene una exclusividad en el contexto de pandemia, pues desde que nacemos debemos enfrentar cambios culturales, económicos y políticos que nos obligan constantemente a desaprender hábitos para aprender otros nuevos.

El reto acá es hacerlo con los requisitos de higiene que requiere la actualidad, en ese sentido terminamos por definir dos posibles significados de esta palabra.

La típica que se refiere a los cuidados de salubridad asociados con hábitos de aseo, lavarse las manos, desinfectar lo que tocamos, cubrirnos el rostro.

La segunda connotación de higiene tiene su significado en el contexto social, es decir en el aprendizaje que hemos desarrollado a la inmunidad frente al otro como un riesgo.

Todo desconocido nos genera desconfianza, nos obliga a verlo de lejos, a cubrirnos el rostro, a usar el tapabocas.

Cualquiera puede ser un agente de contagio, incluso los familiares más cercanos son un factor de riesgo.

Por eso estamos obligados al aseo, a la desconfianza y a la ausencia de respuestas creativas, que son peligrosas.

Quizá, así como Duchamp tomo un peine y lo convirtió en obra de arte podíamos antes del covid darle a un tapabocas la declaración no oficial de obra de arte.

Un objeto tan neutro, aséptico y “feo” ha logrado redefinir la significación de las relaciones sociales, pero no se les ocurra levantar un tapabocas encontrado en la calle, eso sería arriesgarse demasiado.

En cuanto a la fealdad del tapabocas, no valen los esfuerzos de diseñadores de modas que quieren maquillarlos.

Nada puede ser más bello que el rostro y todo lo que cubre un rostro es y será feo.

Claro que hay rostros más bellos que otros, lo sabemos al enamorarnos, pero  la belleza del rostro estriba en su cambiante expresividad.

De ahí que el tapabocas fuera antes de la pandemia un objeto neutro, y ahora un objeto con sobreproducción semiótica.

Categorías
comunicación es

El costo de ser colombiano

#amnistiaamericas #soscolombia #humanrightswatch #unitednationshumanrights #cnn #unitednations

Una situación que se hace evidente durante el paro nacional. Las multitudinarias marchas en medio del más letal pico del COVID demuestran que los colombianos tememos más a un mal gobierno que a un virus.

La crisis de derechos humanos, el incremento de la corrupción política con la pandemia, las dificultades en los medios de comunicación; y la represión del Estado ponen en evidencia que en Colombia no hay democracia.

Este temor tiene que ver con lo poco que queda por perder al reconocer que el virus solo amenaza la vida, (parece poco solo eso) pero es lo que nos queda ante un gobierno que amenaza con quitarnos la vida y también la dignidad.

temblores.org
https://www.temblores.org/

¿Cómo nos obligan a pagar por lo invaluable? El precio de ser colombianos lo cobran todos los días según la capacidad de pago. Lo intentan cobrar en dinero con onerosos impuestos que se pagan toda la vida, sin ver resultados en salud, educación ni infraestructura.

Si no tenemos dinero nos exigen el tiempo de vida destinado al trabajo con sueldos que apenas dejan lo suficiente para comer, dormir y pagar la corrupción.

La negación a trabajar por supervivencia lleva a que el Estado colombiano tome las vidas de quienes se resisten, como lo ha hecho con los 6402 jóvenes asesinados para hacerlos pasar por guerrilleros.

Se les negaron las condiciones para estudiar o trabajar, y la orden fue convertirlos en cifras de un sistema legislativo que evalúa “la buena gestión” según el número de personas asesinadas.

Lo mismo que está sucediendo justo ahora, en el paro nacional que se ha controlado con intervención armada cuyo resultado hasta el momento es de 19 muertos,  por marchar manifestándose contra las políticas de favorecer a los más ricos y atacar a la población civil.

Cifras del paro nacional
Cifras del cuatro de mayo

No sabemos si es peor la incertidumbre de los desaparecidos o la certeza del asesinato.

El desequilibrio es evidente al ver personas marchando que se enfrentan a tanques de guerra.

A los pobres se les puede asesinar sin que pase nada.

Al matar pobres para hacerlos pasar por guerrilleros y ganarse un bono se dio un valor ínfimo a la vida de los hijos de los barrios periféricos, que se canjeaba por dinero para un militar o por un dato estadístico para el gobierno.

Ahora ese permiso para exterminar ciudadanos, sin consecuencias, se extendió a la clase media con la orden de disparar a los manifestantes.

Colombia es un particular régimen feudal en el que el gobierno se hereda cada cuatro años según la riqueza y el prontuario delictivo del candidato mejor capacitado para hacer trampa o comprar votos.

Son frecuentes, durante las campañas, asociaciones con narcotraficantes que serán negadas durante el gobierno, con cantidades que solo pueden pagar banqueros o delincuentes disfrazados de empresarios.

Quienes aportan dinero en elecciones, durante el mandato del presidente comprado reciben contratos que multiplican en miles de millones la inversión en la campaña.

El altísimo costo de la corrupción explica la razón por la que en este país los desfalcos son hiperbólicos.

El ladrón de cuello blanco debe asegurarse de robar una cantidad suficiente para sobornar varios jueces, que le permitirán seguir en su oficio,

En el peor de los casos le dan casa por cárcel luego de haberse comprado una lujosa mansión con el resultado del robo compartido con quienes los juzgan mansamente.

Haber nacido en la tierra de Colón, que desde su nombre nos condena al pillaje, el saqueo y la piratería; nos resulta costosísimo.

No queremos romantizarlo halagando la riqueza mineral, los bellos paisajes o la belleza de las mujeres, porque de ello provienen las grandes mineras que se ahorran las regalías, el turismo que contamina y deteriora y su derivado en el exótico turismo sexual.

Un régimen narcofeudal

en el que se roban los ríos, los minerales, los impuestos, las oportunidades de estudio y trabajo y luego la vida de aquellos que por no tener opciones terminan involucrados en una guerra alentada por los que quieren despojar la tierra.

A veces nos cansamos, y nos duele la vida de aquellos que por no tener oportunidades están exponiendo sus vidas en una guerra elitista que toma la vida de la población para enriquecer a una monarquía que hereda el poder cada cuatro años.

Ciudadanos, policías, soldados, todos son hijos, hermanos, padres, madres; arrebatados a sus familiar por una elite corrupta que los clasifica en  héroes, o vándalos según convenga. Para nosotros son hermanos, sin importar su bando.

Quienes están en medio del conflicto son personas con capacidades para ser profesionales, para aportar, para cuidar, para sanar, incluso para legislar, pero han sido despojados de toda posibilidad y obligados a enfrentar una guerra que no les cumple nada.

Dedican su vida engañados por la patria, o a la libertad, tratando de desendeudarse del impagable costo de ser colombiano.

macondo
Macondo en colombia

Lamentamos este mensaje,  la siguiente semana continuamos con temas de publicidad, hoy no hay posibilidad de escribir sino apenas de desahogarnos en este incendio.

Categorías
comunicación es

Vanguardias y publicidad


Las vanguardias artísticas han dejado un importante legado al diseño gráfico y la publicidad. Seguramente algún purista del arte se habrá sentido ofendido al ver que con frecuencia en las facultades de diseño y publicidad se pide a los estudiantes hacer un diseño “estilo pop art”, por poner el ejemplo más trillado, sabemos que esta entrada puede despertar esa polémica, pero demos el paso y esperemos los comentarios, que vamos a responder cordialmente.

La contradicción estriba en que las vanguardias artísticas eran mucho más que un estilo y mantenían una intensión bien diferente a la de vendernos algo, sin duda publicidad y vanguardias es un tema polémico.

Los artistas de vanguardia solían ser grupos de intelectuales que buscaban superar la tradición y plantear en obras de arte temas filosóficos que manifestaban en un estilo, una gama de colores, un rasgo pictórico o un tema poético; sabiendo que el trasfondo era mucho más de lo que se percibía en la obra.

Todo empezó con el impresionismo.

¿Qué gracia tiene pintar la realidad, tal cual la vemos, si la fotografía lo hace técnicamente?

Por eso para los impresionistas la labor del arte es interpretar, más que reproducir técnicamente la realidad. Como ven es un concepto filosófico, lo real depende de la percepción, que toma matices por la interpretación. Por eso la necesidad de dar la impresión de la realidad.

Un segundo elemento es el tiempo, no es filosóficamente exacto, ni pictóricamente posible retratar en una semana el atardecer que dura una hora y que va cambiando mientras se pinta. Entonces el arte debería ser capaz de crear una impresión del atardecer tomada durante los minutos que dura el atardecer que no volverá a repetirse.

Por eso las pinceladas rápidas, las ráfagas de luz y los colores yuxtapuestos en el lienzo, para que se mezclaran en la retina del observador, no en la paleta del pintor, los críticos vieron esto como cuadros sin terminar, por la rápida ejecución, pero habrán de imaginar que para pintar un atardecer en 20 minutos se requiere muchísima experiencia. Así mismo otros artistas como E. Degas, P-A Renoir y Cezánne

Bal du Moulin de la Galette. Pierre-Auguste Renoir. 1876.
Postimpresionismo. 1875 y 1905

A pesar del planteamiento filosófico de los impresionistas muy pronto tuvieron detractores, que con su estilo replanteaban los conceptos.

Uno de los más reconocidos posimpresionistas fue Van Gogh, al que ya ni siquiera importaba la forma exacta de las cosas, todo se pintaba acorde a lo que el artista quería trasmitir. Lo importante era el color imaginado, no tanto el “real” sino ese que el artista subjetivamente sentía con mayor libertad formal y expresiva.

Algunos artistas también pensaban y pintaban temas sociales, como es el caso de Paul Gaugin, que combinaba la expresividad del color y el lugar secundario de la forma, pero también buscando dar a conocer la difícil situación de campesinos fuera de Europa.

Mujeres de tahiti
Mujeres de Tahití. Paul Gaugin. 1891.
Fauvismo. 1904 a 1908

De nuevo es un nombre puesto por una reacción crítica, de esas que surgían en los salones de artistas rechazados en París. Fauvismo en francés una expresión de furia, (Fauve fiera) el color furioso. Vemos por ejemplo los vistosos y, en verdad muy fuertes colores en los cuadros de Henry Mattise. En publicidad y diseño lo llamaríamos alto contraste, aunque evidentemente es una simplificación de un pensamiento de vanguardia reducido a un estilo cromático.

armonía en rojo
Armonía en rojo. Henri Mattise. 1908.
Expresionismo. 1911

No es por casualidad que fuera el pintor ruso V. Kandinsky quien diera inicio al expresionismo. Que, como su nombre lo indica daba prioridad a la expresión sobre la forma. El cuadro que ven acá, el famoso Jinete azul de 1903 es una de las muchas versiones del tema (el mismo artista tiene varios cuadros con el mismo título).

La necesidad de poner el color y la expresión por encima de la forma derivó a que posteriormente se diera el expresionismo abstracto, que son los más famosos cuadros de Kandinsky.

El jinete azul
El jinete azul. Wassily Kandinsly. 1903.

Dato curioso: una famosa joyería lleva como nombre el jinete azul y hay muchísimos logotipos hechos a partir de las formas abstractas inspiradas en Kandinsky que nos motivan a investigar sobre publicidad y vanguardias.

Futurismo. 1909.

En el manifiesto del futurismo, publicado el 5 de febrero de 1909 en Italia, se proclama que el movimiento rechaza el arte elitista, por eso la necesidad de olvidarse del pasado y pensar un futuro anticlasista. Sus cuadros llenos de máquinas y atletas masculinos orientaban el arte hacia un futuro de selección natural. Por eso el movimiento fue luego catalogado de machista y guerrerista, como lo ponían efectivamente en su manifiesto.

Pesimismo y optimismo
Pesimismo y optimismo. Giacomo Balla. 1923.
Cubismo. 1907 – 1924.

Pablo Picasso y G. Braque (en ese orden) desarrollaron un estilo que buscaba pensar el problema filosófico del tiempo. Recordemos que fue en 1915 que se publica la teoría general de la relatividad, y la pintura ha permanecido siempre con la inquietud por pintar el pensamiento. En el caso concreto del cubismo el tiempo.

El cubismo se dio en dos fases la primera analítica en que se pintan cuerpos simplificados en figuras geométricas, la segunda sintética en que se pintaba por completo en dos dimensiones sin poner volumen a los cuerpos.

Las señoritas de Avignon.
Las señoritas de Avignon. 1907. Pablo Picasso
Dadaismo. 1919 a 1963.

En 1916 se redactó el manifiesto dadaista, aunque ya antes el genial Marcel Duchamp habría pensado el concepto de Ready Made, que por cuestiones de espacio no logramos explicar en detalle, pero que en un resumen burdo consistía en proclamar que la obra de arte no es el objeto, sino el pensamiento; el concepto.

Incluso se puede hacer arte al promulgar objetos cuya emoción sea neutra, como obras de arte. Es decir, arte con objetos encontrados, pero habría que pensar en un objeto con emoción neutra. Es bastante más complejo, pero no queremos exceder esta breve entrada. Recomendamos el libro La apariencia desnuda de Octavio Paz, para profundizar esto.

El dadaísmo se manifestó principalmente en poesía y pintura con un sentido crítico, el rechazo a la guerra y la crítica a la promesa incumplida de bienestar con el progreso.

Criticaban precisamente el arte acartonado de las academias queriendo en cambio un arte para todo el mundo que se atreviera a hacer anti arte, burlarse de la belleza y ser irreverente. Por eso de nuevo Duchamp hizo un cuadro que entre pintura y grafiti se atrevió a pintarle bigotes a la Gioconda, y le pone a su cuadro el título L.H.O.O.Q. Con el perdón de la censura hemos de explicar que es un juego de palabras: en francés estas letras se leen “Elle a chaud au cul”. Traduce “Ella tiene el culo caliente”, quería ser irreverente.

lhooq
LHOOQ. 1918. Marcel Duchamp.

La palabra dada viene del balbuceo del bebé que apenas aprende a hablar.

Surrealismo 1920.

A. Breton, S. Dalí y R. Magritte pensaron la posibilidad de plasmar en poesía o pintura la complejidad de la mente humana, las imágenes oníricas, la inconciencia. Una evidente influencia del psicoanálisis deja su huella en el arte cuando se da cabida al sin sentido, a lo absurdo y lo que supera la realidad.

Persiste el tema del tiempo, ya presente desde el Impresionismo y en cubismo, pero en el surrealismo no existen las leyes del mundo físico. Es el homenaje al tiempo mental a las ideas cuya coherencia excede el intelecto. Magritte es uno de los artistas que más ha inspirado a la publicidad.

el telescopio
El telescopio. 1963. René Magritte
Suprematismo 1915

Acá planteamos del todo la pregunta sobre los límites del diseño y el arte, ¿puede un cuadro de Mondrian ser considerado diseño y no arte? Opinen con total libertad en los comentarios.

Composición 1921. Piet Mondrian.
Composición 1921. Piet Mondrian

Por ahora simplemente dejemos que la imagen hable en vez de las palabras para explicar las características de esta vanguardia.

Finalmente.

Dejemos claro que esta es una página de publicidad, podemos imaginar como cada una de estas vanguardias ha dado origen a ideas gráficas y conceptuales, los ejemplos por ser innumerables sería mejor que los dejaran los lectores en los comentarios, pues son tantos que nos tomaría muchas páginas mencionar algunos.

Solo mencionemos un detalle, y es que el nombre de vanguardias proviene de la estratégia militar Avantgarde, que se trata de reforzar las tropas que irían al frente, liderando la batalla, curioso que muchos artistas criticaran la guerra, pero el principio de adelantarse y derrumbar el pasado ha sido el motor del arte desde hace mucho tiempo y es algo en lo que coincide con la publicidad.

Una segunda oleada de vanguardias.

Se dio entre 1945 y 1970, pero solo las vamos a enumerar para no extendernos más en publicidad y vanguardias

  • Informalismo
  • Minimalismo
  • Expresionismo abstracto americano
  • Arte cinético
  • Hiperrealismo
  • Pop Art
  • Arte conceptual
  • Land Art
Categorías
comunicación es marketing digital

Definiciones del marketing digital.

Cuando hacemos una búsqueda en Internet, bien sea a través de un buscador o una red social siempre tenemos algo en mente que queremos encontrar y si alguien se las arregla para que eso que está en nuestra mente sea resuelto con un producto: nos cautivaron.

Todo lo que nosotros buscamos en Internet lo podemos clasificar en cuatro categorías que son quiero saber, quiero ir, quiero hacer o quiero comprar.

Para entender cómo medir esos resultados primero debemos explicar los términos e indicadores del marketing digital.

¿Cómo se mide la efectividad de los anuncios en internet? Primero que todo hay que pensar que hay diferentes tipos de anuncio, los hay en video, banners, por correo electrónico y por medio de aplicaciones, pero en general vamos a intentar unificar los términos para medir la efectividad de una campaña digital.

Lo primero son las, Impresiones, son la cantidad de veces que aparece un anuncio. A diferencia de la televisión y las revistas en internet las impresiones suelen tener un costo muy bajo, pues casi siempre se cobra cuando se hace un clic y la impresión suele ser  gratis, o tener un costo muy bajo. Tanto que se cobran en CPM (costo por cada mil impresiones), o en el caso de los videos CPV (costo por vista)

Alcance: Cantidad de personas que vieron los anuncios, si me han seguido hasta acá notaran que con muy poca inversión se logra un alto alcance en Internet.

Frecuencia: Cantidad de veces que una personas ve un anuncio

Clics: Los clic se cobran según el CPC (costo por clic), aunque los precios los veremos en otro post, para tener una idea general el costo por clic de la palabra comunicación el día que se publica este post es de 1147,55 pesos colombianos. Es decir este es el costo para lograr un clic en un un anuncio usando comunicación como palabra clave en Colombia. Es un costo alto, por ser una palabra usada muy frecuentemente. Paciencia, ya les explicaré como se calcula, en el siguiente post pero ha que tener en cuenta que a estas palabras de uso común hay que añadirles algo de creatividad para que sirvan para el posicionamiento. ¿creación de estrategias de comunicación? Así habrá que ser creativos según el negocio del mensaje que se quiere realizar.

Fans es la Cantidad de seguidores que recibe una red social.

La cantidad de visitas que recibe un sitio web depende del tiempo y la cantidad de interacciones que se hacen en esa visita, por eso se calcula por un algoritmo. Si por ejemplo entro a una página y la cierro a los 2 segundos eso es un rebote, que los buscadores castigan. Por eso las páginas deben cargar rápido y tener contenido cautivador, durante la visita se pueden hacer descargas, suscripciones compras, o puede que deje el computador con la página cargada y vaya a comer, si hago esto estaría en tiempo de inactividad.

Y por último hablemos de las conversiones, que son la cantidad de veces que se realiza una acción, preferiblemente una acción de compra, como poner un producto al carrito, pero también nos interesan las suscripciones a un blog, o la descarga de una aplicación.

El Funnel o fuelle de marketing, tiene esta forma porque en la parte ancha hay muchas más interacciones, es decir muchas más visitas a la página (CPM), que adquisiciones o ventas (CPA, costo por adquisición), por eso se establecen tres regiones según las etapas del marketing que se conocen por sus siglas en inglés TOFU (Top of the Funnel) en que se hacen acciones de información, MOFU (Middle of the Funnel)  en que se acompaña al visitante; y BOFU (Botton of the Funnel) en esta etapa se cierra la venta.

Un concepto importante es el de Lead, que se mide en  CPL o costo por lead. Que son los visitantes cualificados, es decir aquellos que ya están informados del producto, se han suscrito y son visitantes frecuentes.

Es decir una venta por Internet sigue un proceso secuencial de tomar a los muchos visitantes de una página, convencerlos de hacer click en un anuncio, para que investiguen y agreguen productos al carrito y finalmente adquieran. Es decir hablamos de convertir el costo por impresión en costo por adquisición. Por su puesto para que alguien compre hay que invertir más en publicidad que para que alguien simplemente vea, por eso en el Funnel el CPC es bajo y el CPA tiene un valor económico mayor, mientras que en visitantes hay miles, mientras que compradores regularmente con un 3 o 4% de los visitantes totales de la página donde está el anuncio.

Agradecemos cualquier comentario y sugerencias para el tutorial de la próxima semana.